La gallina de los huevos de oro o cómo ser más efectivo

Ser más efectivo y no matar a la gallina de los huevos de oro

Comparte si te ha gustado

Tiempo de lectura 3 min.

En el libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, Stephen Covey habla de los 7 hábitos de la efectividad y cómo ponerlos en práctica. En este libro Covey habla de varias cosas muy útiles para ser productivo y entre ellas de la relación entre la producción y la capacidad de producción. O lo que es lo mismo «equilibro P/CP». De hecho la daba como un factor fundamental para el desarrollo de los 7 hábitos de los que habla. Esto se explica a la perfección con la fábula de «La Gallina de los Huevos de Oro» del griego Esopo.

La fábula de «La Gallina de los Huevos de Oro»

¿No la conoces la fábula de la gallina de los huevos de oro? A continuación te la cuento.

«Un día, un granjero pobre descubre un huevo de oro en el nido de su gallina. El no puede creer la suerte que tuvo. Sin embargo, cada día que pasa, aparece un huevo nuevo, haciéndolo millonario. Pero a la vez, se vuelve codicioso e impaciente. Un día decide matar a la gallina para obtener todos los huevos a la vez, sin tener que esperar de un día al otro. Pero al abrir la gallina, se da cuenta que no hay huevos de oro en su interior.»

No, no había huevos de oro en el interior de la gallina. Se quedó sin gallina y sin más huevos de oro.

Covey usó esta fábula para definir la verdadera efectividad. Definió que «el huevo de oro» es la producción y «la gallina» como el medio de producción o la que tiene la capacidad de producir. Muchas personas creen que se es más efectivo cuanto más se produce pero la verdadera efectividad se basa en el equilibrio de está dos cosas. La producción y la capacidad de producción.

La puesta en práctica

Muchas personas se centrarían en la producción, en el huevo de oro, descuidando a la gallina que es quien tiene capacidad de producirlos y perdiendo a futuro dicha producción. Otras, sin embargo, se centrarían en la gallina y no recogerían los huevos de oro de forma adecuada por lo que bajaría su productividad.

Te pongo un ejemplo:

Imagina que compras un coche. Lo usas a diario. Te resulta útil porque te lleva a trabajar y a hacer la compra. Pero te limitas solo a llenarlo de combustible descuidando el mantenimiento que te recomienda el fabricante. Resulta que este coche funcionará correctamente durante poco tiempo, máximo 2 años. En ese tiempo te habrás quedado sin coche.

Si de lo contrario inviertes en CP y le das a tu coche un mantenimiento adecuado habrás ganado en P, en más desplazamientos y uso. Al menos por 10 años. Esta situación es más efectiva que la anterior.

Esto podemos llevarlo al ámbito personal:

  • En el ámbito personal si eres de los que piensan que eres más efectivo cuanto más produzcas puede que te estés descuidando y llegue un momento que tengas que parar porque ya no puedas más. Igual que un coche que no mantienes adecuadamente.
  • En tu relación con los demás también es importante aplicar este equilibrio. Tanto en relaciones de pareja, de amistad o laborales es tan importante centrarse en las necesidades de los demás como en las tuyas propias. En este caso si cubrir tus necesidades es tu producción tendrás que preocuparte de quien tiene la capacidad de producción y de cubrir esas necesidades. Estos son tu pareja, amigos y compañeros de trabajo.

Es tan importante cuidar de tus huevos de oro, como de tus gallinas. Procura mantener el equilibrio P/CP para seguir recogiendo huevos de oro durante mucho tiempo.

Para leer te recomiendo…

Si quieres aprender más sobre el equilibrio P/CP, liderazgo y los 7 hábitos de los que habla S. Covey te recomiendo los siguientes libros, cómpralos en Amazon.es:

¿Te ha gustado este artículo? Déjame tus comentarios más abajo.

Comparte si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares